domingo, 5 de febrero de 2012

Ráfagas


Creo que ya pasó la negación, aunque sigo teniendo pesadillas muchas noches. Y cuando hablamos por teléfono, el nudo vuelve a apretar mi garganta. Los ojos me escuecen. Cómo desearía rogarte que volvieses, cómo te echo de menos en las noches. Sigo viendo tu sonrisa cuando tengo un orgasmo y lloro como una niña pequeña cuando me digo al espejo: "Se acabó". 

Se supone que la segunda fase es la ira, pero sólo viene a ráfagas. De vez en cuando siento que te odio con todas mis fuerzas, que no quiero volver a saber nada de ti, que voy a acostarme con todos los hombres que se pongan en mi camino hasta que no quede nada de ti en mi piel ni en mi memoria. 

Sé que es mentira y es difícil engañarme a mí misma. Sé que necesito tiempo. Pero mientras tanto...¿cómo sigo viviendo?

3 comentarios:

Arwen dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=r4wcXJs_Hls




Muack!

raúl fdz pacheco dijo...

como los estoicos, con filosofía, aunque no deja de ser una mierda de vida, un sucedáneo. pasará, eso seguro, tarde o temprano.

Ada dijo...

Y yo me pregunto: ¿por qué tienes que acostarte con todos los hombres para olvidarla? Destructivo e inútil.